Curso de proyectos fotográficos Lídia Carbonell, comunicación visual, Barcelona.

     

    Si para crear un cuadro el pintor parte de un lienzo en blanco, el fotógrafo, parte del caos del mundo para seleccionar una imagen


    Curso de proyectos fotográficos “Atmósfera y Territorio,
    la manifestación del conocimiento fotográfico”

     

    ¿Qué es y para qué necesitamos la atmósfera, por qué es tan necesaria en las fotografías?

    La fotografía es un paisaje complejo. Es la cartografía de como vemos, sentimos y percibimos el mundo. La atmósfera es un elemento intangible e invisible en la captura de la imagen, pero que  nosotros debemos construir, ahí radica la habilidad. Es todo aquello que parece accesorio, pero está allí para soportar la “tensión” emocional de la escena. Explica de nuestra concepción del mundo, establece una relación visual con lo que nos rodea y nuestro espacio mental.

    La atmósfera trata de generar  emoción,  sensaciones,  como el director de cine transmite a sus actores y actrices pretendiendo conseguir que ellos lo reflejen y nosotros percibirla. No hay que confudir la atmósfera por buscar un espacio con niebla, o una luz ténue, también son ingredientes pero no son los únicos e  importantes en crear atmósfera, como veremos mas adelante.

    La fotografía es una disciplina analítica, dice Stephen Shore

     

    Crear tensión

    Recordemos a Saul Leiter con la verticalidad del formato. Al retratar el espacio urbano en formato vertical le otorgaba  “tensión”,  él estableció una nueva forma de retratar la street photography, un género que por excelencia se trabaja en  horitzontal. Saul Leiter delimita, no solo no pierde profundidad en su relato visual,  sino que  construye  en un “todo” más niveles, creando  más escenarios de vida.

    pero ¿Cómo construir la atmósfera?

    Os presento una sinopsis visual  de los proyectos fotográficos que han realizado mis alumnos el pasado semestre, Setiembre 2019-Marzo 2020. Cada uno ha trabajado  un proyecto personal, tutoriado en clase, desarrollando los parámetros que hemos enunciado en el curso.

    Los proyectos “Atmósfera y Territorio,
    la manifestación del conocimiento fotográfico”

    Romper el Silencio.  Chelo Ramos

    Austeridad de elementos, la atmósfera idónea. En “Romper el Silencio” Chelo  ha trabajado su obra  bajo un concepto intimísta de la fotografía,  el terreno perfecto para  su relato. Dirigiendo la  miranda  hacia adentro, de manera introspectiva, ha  ido creando sensaciones de nostalgia, fragilidad, ausencia.  La escasez de objetos  dejan un  olvido lleno de vacío, que  al hacerlo visible,  rompe el silencio de la intimidad. Magnífica composición fotográfica en armonía, con un sentimiento de pérdida irrecuperable. Contención de la emoción en cada imagen. Precioso.

     

    La ciudad, un caos perfecto!  Anna Costa

    La ciudad, el espacio  urbano  ideal para crear una caos organizado en la mirada de Anna, a la vez que una atmósfera en constante tensión. Cargada de elementos arquitectónicos, escaparates, gente, carteles, edificios, árboles,  maniquís… Anna ha construido un puzzle de elementos que encajan a la perfección. Cada imagen es un todo, ha captado el ruido visual en una sola imagen. No es doble exposición, es un trabajo de búsqueda de reflejos convergentes, con un orden estético, colores, luz, líneas, magistralmente construido.

     

    Gaia.  Susanna Altarriba

     

    Gaia, nace del alma de una amante de la naturaleza.  Susanna vive en primera persona, la huella que el hombre deja en la madre tierra. Fusionada a la cámara, con su mirada transporta al espectador a su lugar de encuentro. Nos hace vivir  la humedad de la niebla, sentimos el olor a musgo, jugando a enrredarnos  en las raíces desnudas de los árboles de invierno. Una atmósfera cargada de  complicidad, que a través de la gran belleza de las fotografías nos envía un mensaje de alerta. ¡Por favor, cuídala! Así lo percibimos,  no  será fácil olvidarnos de esta experiencia visual.

     

    Delícia. Pere Serra

    Pere, despliega  delicadeza. En su proyecto “Delícia” (en catalán)  eleva la mirada  para escucharnos  en silencio . Nos seduce con el B/N. Naturaleza muerta, ¡no! naturaleza viva de emociones, carícias para el  alma. Poesía visual, atmósfera de sensaciones no narradas. Con una perfecta exposición de la luz, la  suave y extensa gama de  blanco, negro y gris, en perfecto equilibrio, transmite calma y belleza. Impecable.

    Del espacio, al lugar, mi ciudad.  Araceli Ferrando

    Ha hecho de su ciudad un mosaico pictórico, Araceli ha pintado fotográficamente. No hay un solo retoque, no es Photoshop.  Trabajado con dobles,  triples explosiciones, incluso más, nos muestra su  gran habilidad de visión espacial y encaje para  construir este trabajo. El acierto  es saber aplicar las texturas, colores, formas, líneas, luz,  los elementos escogidos a un motivo principal.  Estudiar su conjunto y separadamente para encajar en el lugar adecuado, construyendo un  todo.   Un gran registro su capacidad de visión al ver la imagen final mentalmentalmente, sobresale el buen gusto en seleccionar y combinación  recursos. Destacan poderosamente, la estética,  el equilibrio, la creatividad,  regalándonos en la retina una ciudad de imaginario. Entre ficción y realidad.

     

    A todos, FELICIDADES! magnífico trabajo.

    ¡Orgullo de profe!